Clausura de la exposición "Desde el Final" - Visita guiada y mesa redonda con las editoras de Cultura y Letras de "La Grieta" revista online - 21 de octubre, en Función Lenguaje (Madrid)

Texto de Dolores Galindo, crítico de arte

Si hay algo que no ha cambiado en la trayectoria de Javier García Herrero es su ansia de comunicar, de dar sentido y explicación a su caudal creativo. Va para una década de aquella primera muestra que dejó perplejos a tirios y troyanos, donde ya se veía venir al artista procaz y desaletargante en que se ha convertido.


A Javier los dibujos, colores y formas se le escapan de los dedos, representa el mundo a través de una proliferación de contornos y palabras que se engranan unas con otras en un vaivén interminable. Retrata sin pudor su cosmología compuesta tanto a base de lo cotidiano como de las huellas de intelectuales, creadores y héroes que han ido calando en su vida. Nunca sus procesos se pierden en los mares de la insignificancia, cada trazo tiene un motivo que conforma la hoja de ruta de sus emociones.


Con sus magazines, nos otorga el libro de bitácora necesario para transitar por el universo que habita, un espacio referido a la crítica de los grandes paradigmas expresado a través de su personalísimo estilo: un automatismo entre ingenuo y gamberro que parece surgir del caos pero que en realidad es una alternativa ordenadora, una invitación constante a transgredir la imaginación sociológica y política de este mundo de locos donde nos ha tocado vivir.

Dolores Galindo
Londres, septiembre de 2015

  Ciudad Abierta.  Tinta sobre papel   (det)

Ciudad Abierta. Tinta sobre papel (det)